Manifiesto por La Luz

La Sociedad Civil Guayaquileña marchó el 21 de Octubre por los Derechos Animales y la Defensa del Planeta. Cientos de personas recorrieron la emblemática Av. 9 de Octubre y llegaron a la Plaza San Francisco, lugar en el cual, se encendieron velas para escuchar a Inti Alvarado Romero, activista y síndico de Fundación Rescate Animal Ecuador, leer los 8 puntos del Manifiesto por la Luz, una propuesta para que las instituciones del Estado tomen las medidas necesarias para erradicar el maltrato animal en el Ecuador y abrir el camino hacia una convivencia armónica y una sociedad sin violencia.

Este es el Manifiesto por la Luz:

21 OCT 2017 – MARCHA POR LOS ANIMALES NO HUMANOS

Bienvenidas todas. Bienvenidos todos.

Nos hemos convocado hoy para celebrar el día mundial de los animales. Como cada año, Rescate Animal recuerda al Ecuador, sus ciudadanas y autoridades que los animales no están solos. Sus mugidos, ladridos, rugidos, chasquidos, maullidos y cacareos guían nuestro andar.

Queremos manifestar:

1. Que los animales no humanos no son inferiores a los humanos, son diferentes: son seres inteligentes, emotivos y complejos con sus propios intereses. Su existencia y su valor no dependen de qué tan útiles sean para los seres humanos.

2. Necesitamos mecanismos de justicia eficientes para investigar y sancionar el maltrato animal. El Estado debe reconocer el maltrato hacia los animales como un patrón de búsqueda de control y poder al infligir sufrimiento en el otro, y un indicador de abuso infantil y violencia intrafamiliar.

3. Los animales no son cosas. La Asamblea Nacional y el Grupo Parlamentario por el Bienestar Animal,  deben impulsar urgentemente una reforma al Código Civil.

4. Los Municipios y las autoridades del Gobierno Central deben responder a las necesidades de los animales en las calles.

5. La Ordenanza de Guayaquil debe ser modificada e incluir medidas de protección para todas las especies de la fauna urbana, incluidos los animales destinados para el consumo humano, animales utilizados para espectáculos, animales usados en experimentación y animales de trabajo. Exigimos saber qué pasa en los mataderos. Es tiempo de romper el silencio.

6. El Municipio de Guayaquil debe garantizarnos una ciudad amigable con los animales, con suficientes espacios públicos verdes y sin rejas, con árboles que den sombra, agua limpia, ciclo vía, aire sin contaminación, buses que permitan el ingreso de animales de compañía. Menos carros, más bicicletas. Menos rejas, más espacios al aire libre. Menos cemento, más árboles.

7. La crueldad deliberada contra un animal es una forma de violencia. El maltrato animal es un comportamiento antisocial y agresivo. Estudios científicos y evidencia empírica muestran que existe un vínculo entre la crueldad contra los animales y la violencia entre humanos. Este mundo no vivirá en paz, las niñas y los niños no disfrutarán de una infancia segura, los seres humanos no tendremos una sociedad justa, mientras existan animales sufriendo. No podemos aspirar a vivir en una sociedad equitativa si no combatimos todas las formas de violencia, y todas las formas de discriminación.

8. El Planeta no aguanta más. El consumo irresponsable está dejando a los océanos sin oxígeno, extinguiendo especies y destruyendo los bosques. Los métodos de producción a gran escala de animales está colapsando los ecosistemas. Estos problemas medioambientales empiezan a ser la causa de las crisis humanitarias que azotan nuestra era. Todo está conectado. Cada una de nuestras acciones tiene un efecto en el Planeta que dejaremos para las próximas generaciones.

 

Nos enseñaron que maltratar a un animal es tolerable, nos enseñaron que explotar un animal es necesario, nos enseñaron que los animales no son libres, por tanto no pueden ser oprimidos. Nada de esto es cierto. No existe una relación más desigual que la que los humanos mantenemos con los animales.

Queremos construir una realidad diferente, donde la bondad sea más valiosa que el dinero, donde la diversidad no sea un motivo de exclusión, donde podamos caminar por el espacio público libres de acoso, donde las niñas y niños no estén expuestas al abuso, y donde los humanos aprendamos a coexistir con los demás animales en un Planeta que no nos pertenece, que no es un recurso, sino nuestro hogar común.

No hay ustedes, no hay nosotras. No hay Yo,no hay Otro. Seamos la esperanza de cambiar el destino de los animales, el Planeta y la sociedad que habitamos. Hoy, les pedimos que sigan caminando a nuestro lado porque si no somos todas no será nadie más y si no es en este momento no será mañana.

Ahora, encendamos esta luz por la vida del Planeta y la liberación animal. Que este sea el símbolo de nuestro compromiso para mantener una vida no violenta, para amarnos en la diversidad, para coexistir con la naturaleza valorando todas las formas de vida que en ella se reproducen, y para proteger a los seres más olvidados: los animales no humanos. Que nuestro ejemplo a partir de hoy sea nuestro mensaje para la humanidad.

Manifiesto por la Luz, Octubre 21 del 2017.